Sa Figuera Borda

Sa Figuera Borda, un atardecer distinto al del resto de las calas.

Lo primero que hay que saber es que Sa Figuera Borda no es una cala como tal. Se trata de una fantástica anomalía geológica que se ha ido formando con el paso del tiempo.

Esta “cala” está situada debajo de un acantilado, en un agujero que se ha ido erosionando con el paso del tiempo. Allí algunos pescadores situaron sus casetas varadero para guardar las barcas y sus enseres, aunque ahora están en desuso.

No cuenta con una playa como tal, ya que es una zona dentro del propio acantilado. Sin embargo si es factible darse un baño después de haber llegado hasta allí. No es un lugar cómodo pero sí extremadamente bello, y merece completamente la pena la visita.

No suele haber bañistas en esta zona y es difícil encontrarse con alguien. Es un destino para un día de aventuras más que para uno de playa y baños.

Recomendamos

Es impresionante ver la puesta de sol desde los pies de la escalera de acceso, viendo el horizonte a través del agujero del acantilado. La fusión de los elementos naturales con el color que adquiere el cielo es de extremada belleza.

¿Cómo llegar?

Un poco antes de alcanzar el parking de Platges de Comte, al que se accede por la carretera de Sant Antoni, hay un camino de tierra que se desarrollar entre un pinar. El camino no es apto para coches pequeños, pero si se va en todo terreno o moto se puede llegar hasta el final.

Los vehículos se dejan en un terraplén a cuyos pies surge una escalera por la que se puede acceder hasta las casetas varadero que están situadas en el agujero del acantilado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *