Cala de Sa Caixota

Sa Caixota, tranquilidad al pie de un acantilado

Cuando se piensa en un día de vacaciones relajado y sin agobios en Ibiza, Sa Caixota es el destino ideal. Un entorno único con poca afluencia de bañistas y muy relajado.

No es una cala pequeña ya que tiene 400 metros de longitud y 15 de ancho en las partes más estrechas. Aún así es una pequeña poco frecuentada por su difícil acceso, su inclinación pronunciada y por la incomodidad de los cantos rodados que protagonizan este área.

Si se utilizan sandalias cangrejeras para acceder al agua la incomodidad habrá merecido la pena. Rápidamente se alcanzan áreas de arena mucho más cómodas para el baño, y el mar siempre está cristalino en esta cala. Un baño de calidad sin agobios ni prisas.

Gracias a lo recogida que está debajo del acantilado la privacidad es máxima, y a al haber pocos bañistas se puede disfrutar de un rato de intimidad y tranquilidad que es difícil de encontrar en otras calas.

Recomendamos

Las vistas desde el mirador que está situado en la parte de arriba de las escaleras son impresionantes. Acudir durante el amanecer o el atardecer es increíble ya que se puede disfrutar del cielo pintado de todos los colores fusionandose con el mar. En la puesta del sol tanto el acantilado y sus rocas se tornan en un color rojo precioso.

¿Cómo llegar?

Si se va desde Sant Josep se debe ir por la carretera de Es Cubells. Unos 4 kilómetros después de abandonar Sant Josep aparece una carretera a la izquierda que va hacia una zona de urbanizaciones. Siguiendo esa carretera en la primera bifurcación hay que elegir el camino de la derecha y en la segunda el de la izquierda. Se llega a un mirador en el que se puede dejar el coche para continuar a pie bajando las escaleras de acceso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *