Cala Molí

Cala Molí, una playa con piscina y mojitos para disfrutar de un día completo.

Se trata de una playa tranquila sin exceso de bañistas en la que se puede disfrutar de la tranquilidad y la calma propias de esta zona de Ibiza. No todo tiene porqué ser fiesta y clubs, y en este tipo de playas como Cala Molí se puede disfrutar de un día relajado y recargar las pilas.

Llama la atención el Cala Molí Beach Club, un lugar en el que descansar con piscina propia a pocos metros de la línea de playa. Aquí se puede disfrutar de comida ibicenca y también de otras cosas más internacionales como pizzas y hamburguesas. Los mojitos son bastante famosos entre los turistas que se acercan hasta esta cala.

Además, para aquellos que quieren disfrutar de un buen baño es interesante plantearse practicar snorkel. El fondo de esta playa es especialmente interesante y las aguas cristalinas que lo forman permiten disfrutar de cada centímetro.

Esta cala tiene limitado el número de tumbonas y sombrillas que se pueden poner, para no agobiar a los bañistas en el poco espacio de playa que hay. Esto hace que no abunden los turistas y casi no haya ninguno en temporada media o baja.

Recomendamos

Nadar hasta el islote situado enfrente del mar es una buena idea si se quiere disfrutar de unos buenos saltos hacia el agua. Eso sí, lo ideal es ir con calzado de agua ya que la piedra es muy irregular y es fácil hacerse daño.

¿Cómo llegar?

Siguiendo el camino hacia Cala Tarida se encuentra una nueva carretera que va hacia Cala Molí, está bien señalizada. Cerca de la playa los bañistas dejan los coches a los dos lados de la carretera. El acceso a pie es cómodo y muy corto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *